5 tips de edición que mejorarán tus textos

{Este artículo está inspirado en este otro, de  la copywriter americana Hillary Weiss. Te traduzco sus claves + mezclo mi propia visión}

Ya está, ya lo tienes. Has conseguido mantenerte en flow durante 40 minutos derramando tus ideas sobre la página en blanco. Has entrado en burbuja creativa y las has ido dejando caer en un proceso frenético de energía loca y salvaje.

Como resultado tienes un bloque de texto de 2 páginas lleno con tus palabras.

Lo relees y corriges algunos errores tipográficos y gramaticales. Es un texto que va a ser publicado y conoces la importancia de usar la lengua correctamente.

Y ¿eso es todo?

Sé que deseas apretar el botón de Publicar. Al fin y al cabo, te has dejado llevar y ahí está tu esencia y tus ideas tal como han brotado de ti, auténticas.

El proceso de edición es bastante menos divertido. Pero es lo que marca la diferencia.

El proceso de edición es una parte más del proceso artístico. Nadie ha creado la versión definitiva de una obra de arte a la primera, sin retocarla. Debajo de cualquier pintura viven pinceladas erróneas que el pintor ha corregido por encima hasta llegar al “oro”.

Identificamos el proceso artístico con la primera fase, con la de creación. Pero nos olvidamos de que es un proceso de 2 fases.

Editando eliminas adjetivos gastados, ideas innecesarias. Te haces más fuerte y precisa. La edición te muestra tus patrones buenos y malos, te ayuda a encontrar tu voz y te enseña a ir al corazón de tus conceptos sin perderte en desvíos.

5 tips de edición que mejorarán tus textos

Estas 5 claves de edición valen para cualquier contenido que estés creando: posts para el blog, artículos, emails, páginas de ventas…

1. Acorta. Siempre.

La concisión, la capacidad de sintetizar y condensar, es básica para entregar de manera efectiva tus ideas esenciales.

Si tiendes a dar vueltas a la misma idea en forma de repeticiones innecesarias de fragmentos, corta sin piedad. Las ideas y palabras de relleno entorpecen la entrega de lo esencial.

Y además el lector digital agradece los textos directos y claros.

2. Vete. Vuelve luego.

Cuando tienes el cerebro  hecho zumo tras habértelo estrujado para sacar ideas, para ahí y vete. Cuando te topas con un muro creativo y no haces más que darte cabezazos contra él, para. En este estado no verás nada.

En casos de saturación, la mejor herramienta creativa es tomar un descanso.

Vete, airéate, despéjate, desconecta. Y vuelve dentro de una hora, dentro de un día o dentro de una semana con cerebro y ojos frescos.

3. Suprime clichés

Mientras estás creando usa las primeras expresiones que te vienen a la mente para explicar tus ideas. Tira de tópicos y frases hechas si es necesario: lo importante aquí es sacar fuera las ideas.

En el proceso de edición es donde debes ser creativa. Dale la vuelta a los clichés, usa tu ingenio para no usar un envoltorio sobado y gastado que te hace ser una más entre la masa y hace que tus ideas no luzcan.

Un ejemplo muy bueno que da Hillary Weiss: si has escrito “la hierba siempre es más verde en el patio del vecino”, prueba a darle tu giro: “la hamburguesa siempre es mejor en el anuncio”.

4. Keep it simple

No fuerces metáforas o chistes. Mantenlo sencillo. Si las has rebuscado, reelabóralas, simplifícalas. Se trata de que nos entiendan. Habla sencillo, como si estuvieras contándoselo a un amigo.

5. Si te suena raro a ti, les suena raro a ellos

Marca todas esas expresiones o pasajes que te suenen raros. Destácalas en un color vistoso, etiquétalas. Si te suena raro a ti, les sonará raro a tus lectores. Que no se te pase darles una segunda vuelta y recuerda que lo importante es simplificar.

Editar tu material puede parecerte aburrido.

Pero desarrollar una voz y un estilo propios es cuestión de pulir con consciencia. Acostúmbrate  a editar con foco e intención y verás tu trabajo hacerse cada vez mejor.

Te enganchará.

Y ahora, tu espacio: ¿editas tus textos? ¿Has notado la diferencia? ¿Cuáles son los principales problemas con los que te encuentras tras escribir de carrerilla un primer borrador?

¡Feliz edición!

Un abrazo,

PD: Redactar+editar tus propios materiales (posts en blog, emails, carta de ventas o secciones web) requiere tiempo y cierto conocimiento de la lengua para poder sacar “el oro” de tu proyecto y de tus mensajes. Si la escritura no es lo tuyo y te gustaría que alguien profesional lo hiciera por ti ¡escríbeme y empezamos a trabajar juntos! Buscaremos tu esencia, clarificaremos tu estilo y me pondré a escribir para ti el material que necesites. Y mientras tú puedes centrarte en otros aspectos del proyecto que requieren tu atención. Cuéntame qué problemas estás teniendo, pregúntame -cero compromiso- y buscaremos la fórmula perfecta para ti.

Publicado por Clara en la categoría COPYWRITING, 0 comentarios

Escribe tus páginas de venta (en 6 pinceladas de sentido común)

Seguro que has oído hablar de las páginas de venta y quizá tú misma las usas en tu web si vendes tus productos o servicios (desde ahora, P/S). En el mundo del marketing son un básico y existe toda una ciencia sobre “escribir para vender” a través de este tipo de páginas.

Ya sabes que yo no soy muy amiga del marketing estándar y del “escribir para vender”, y quiero pensar que si vienes a Mimusa es porque te gusta esta otra perspectiva más rebelde y alternativa 😉

A la hora de redactar páginas donde enseñar lo que hacemos me gusta basarme en el sentido común. Creo que el marketing bien entendido debe ser ante todo sentido común:

  • No escribimos para vender
  • No utilizamos fórmulas típicas-tópicas
  • No engañamos diciendo que tenemos unidades o plazas limitadas cuando no es así
  • No metemos un “compra ahora” cada 2 párrafos
  • No usamos expresiones agresivas tipo “necesitas este curso YA”
  • No hacemos sentir al lector que sin nuestro X tiene el desastre asegurado
  • Etc.

En cambio, sí

  • Contagiamos al lector el mismo entusiasmo que sentimos por la criaturita que hemos creado
  • Entendemos bien qué problemas soluciona o qué alegrías da
  • Damos fe de que ha sido un trabajo muy pensado y cuidado (porque lo ha sido)
  • Contamos la pequeña historia personal que hay detrás
  • Detallamos las características porque hemos creado algo bueno cuyas cualidades no es necesario exagerar
  • Somos agradables con el lector y confiamos en su capacidad de decidir
  • Ofrecemos una experiencia de lectura natural, fluida y agradable, no agresiva e intrusiva
  • Utilizamos las palabras y expresiones que nos hacen sentir mariposillas por dentro y que transmiten la emoción que queremos entregar

Llegados a este punto del artículo, puedes decidir libremente abandonar el post si no te resuena mi forma de entender las páginas de venta, o puedes seguir aquí si eres de las mías (¡no sabes cuánto me alegro!)

Porque ahora vienen mis pinceladas para redactar páginas de venta desde la autenticidad y el sentido común.

No son reglas rígidas ni nada por el estilo, coge las que te gusten, deja las que no:

1. Entrega emoción

Cuando escribes un ebook, tejes un bolso, diseñas invitaciones de boda o montas páginas web, ¿qué sientes?, ¿cómo quieres que se sienta la persona al recibir tu creación?, ¿qué emoción quieres entregar?, ¿qué emoción vendes? Boli y papel, y anota. Es muy importante que te hagas consciente de la gama de emociones que fabricas. Son las que vas a espolvorear por tu página de venta. Encuentra aquellas palabras y expresiones que mejor reflejan “eso”.

2 claves para esto:

  • Se dice que los humanos solemos tomar decisiones de compra movidos por 2 clases básicas de emoción: reducir dolor o aumentar alegría. Es una clasificación justita pero te puede dar una pista para empezar a pensar dónde te sitúas tú.
  • Te pueden ayudar las listas de sinónimos. No te quedes con las emociones más genéricas, seguro que hay palabras que se acercan más a esa emoción concreta que quieres.

2. Acércate, comprende

Sabes qué ofreces y, como humana que eres, sabes a qué parte de los demás le irá bien tu creación. Puede que tengas que sentarte 10 minutos a pensarlo. Sitúate fuera de ti, como si fueras otra, y piensa-siente (esto es muy emocional) en qué área de tu vida o en qué momentos cotidianos te aporta valor ese P/S. Porque los creas para aportar valor en unos momentos determinados ¿no?

Claves:

  • Haz un listado de qué situaciones negativas ayuda a evitar ese P/S. Esto serían los llamados “puntos de dolor” que los marketeros recomiendan listar para hurgar en donde le duele al consumidor.
  • Haz otro listado de qué situaciones positivas trae. Esto son los “beneficios”.
  • No seas agresiva en esto. Se trata de relacionar nuestro P/S con situaciones cotidianas, humanas, de empatizar. Que vean que tu P/S tiene una función y ayuda en cosas.

3. La parte racional

Ahora vamos con los datos más racionales: los datos técnicos, las características de tu P/S. Sabes que es bueno, que tiene calidad, porque así lo has hecho (si no, apaga y vámonos). Tras tocar la emoción, que es el primer input que se recomienda trabajar en estas páginas, vamos a demostrar al lector que esto es bueno. Él necesita saber que si paga, es por algo de calidad. Detalla materiales, medidas, proceso de elaboración, índice+contenidos, etc.

Claves:

  • No engañes, no disfraces la verdad. Si tienes que hacerlo párate a pensar si no deberías mejorar el P/S (ya te lo digo: sí, deberías)
  • Puedes contar las cualidades de los materiales, las horas de trabajo o el proceso que lleva detrás, el valor monetario real si lo has puesto con descuento, cómo vas a llevar a cabo el servicio… Todo aquello que enriquezca y que esté basado en info objetiva.
  • La claridad es básica. Tenemos poco tiempo y queremos datos concretos.

4. Por qué a ti

Hay mil personas que hacen lo mismo que tú. Pero tú lo haces diferente. Tus cosas tienen “tu toque”, tus valores, tu brillito. Algo a tener en cuenta en los contenidos de tu página de venta es ese PLUS que solo tú aportas.

Haz un listado de qué te diferencia. Puedes servirlo como tal, o dejarlo caer al redactar el resto de apartados.

5. Hazlo visual

Esto es la distribución. Nos gusta leer píldoras de información atractivas, no bloques largos y homogéneos. Más en internet, en las páginas web. Vamos a hacerlo digerible.

  • Enseña tus servicios (cursos, dossiers) en packs atractivos. Un bonito envoltorio refuerza y amplifica esa emoción de la que hablamos en el punto 1.
  • Usa imágenes o vídeos de calidad
  • Usa los recursos de distribución: encabezados y títulos, espacios en blanco, colores (sin pasarte y manteniendo la consistencia de tu marca), listas o tablas…
  • Facilita la compra con un botón destacado. Recuerda que se trata de facilitar, no de perseguir. Dosifícalo.

6. Garantiza que es bueno

Has creado algo bueno y lo puedes contar con humildad, pero ahora vas a asegurarlo.

  • Puedes ofrecer una garantía de devolución si no les convence una vez adquirido.
  • Recopila testimonios de otras personas que han quedado encantadas.

Espero que estos tips te hayan orientado y ordenado el proceso de redacción de tu página de venta. Te animo a ponerte ya mismo con ello y si quieres puedes contarme en el espacio de comentarios cuál es el tip que más te cuesta. Te ayudaré con ello.

Abrazo,

Publicado por Clara en la categoría COPYWRITING, 1 comentario
Por qué tus textos no transmiten (y la técnica de los Sinónimos)

Por qué tus textos no transmiten (y la técnica de los Sinónimos)

Llevas una hora tecleando. Las líneas se suceden una detrás de otra y van llenado la pantalla de Word. Ya casi lo tienes, estás a punto de acabar. El post tiene que salir hoy, tienes un compromiso con tus lectores y por algo se fían de ti. Pones el punto final, te levantas para airear la cabeza (vas al baño, sales al patio, coges algo de comida en la cocina) y vuelves a tu mesa de trabajo.

Hum.

Relees tu texto. Una hora estrujándote la cabeza, tratando de encontrar la mejor forma de decir lo que querías, para esto.

El texto está plano. Sí, el contenido está bien organizado. Sí, la redacción es correcta, la ortografía está perfecta.

Pero.

No trasmite absolutamente nada. Te deja fría. Parece un prospecto de Ibuprofeno. No hay nada que te remueva por dentro, nada que te roce suavemente algún nudo emocional. Frío como el mármol. Aséptico. Sin sabor, sin rollo, sin flow.

Frustración. Una hora con cada uno de sus minutos a punto de enviar a la papelera de reciclaje de un clic.

Lo sé, has estado ahí.

Yo he estado también. Y tengo algo que decirte: puedes hacerlo mejor.

Uno de los grandes motivos por los que nuestros textos no transmiten es porque nuestro vocabulario no transmite. Las palabras que hemos elegido tienen poca expresividad, son muy estándar, genéricas.

Esto es normal (¡no te culpes!), ya que las primeras palabras que te vienen a la mente son las básicas que usas en tu conversación cotidiana. Las conexiones cerebro-lengua que siempre usamos se han automatizado.

Y ey, no está mal escribir como hablamos y tener un lenguaje sencillo. No se trata de retorcer y rebuscar, para nada. Yo soy fan de expresarse con naturalidad.

Pero sí podemos escoger conscientemente una palabra en concreto porque tiene más fuerza, más expresividad que otra. Podemos ampliar nuestro vocabulario y llenarlo de matices: es la magia de la palabra escrita.

¿Cómo lo haces?

Primero, conociendo muy bien tu lenguaje escrito. Una clave aquí es conocer tus palabras clave, las que utilizas más a menudo en tu proyecto, esas que siempre se repiten en tus textos. Toma papel y boli y haz una lista, sin miedo, amplia.

En el último email les di a mis suscriptores una idea divertida, creativa y muy visual para hacer este ejercicio a través de un recurso web.

Tu Lista de Sinónimos

Una vez tengas localizadas tus palabras clave, dedica tiempo a confeccionar tu Lista de Sinónimos:

Por cada palabra clave, busca (hay montones de diccionarios de sinónimos online, hoy en la newsletter he compartido mi favorito) algunos sinónimos que te gusten, que te resuenen especialmente.

Ten siempre presente que las palabras que elijas usar conecten contigo.

En esta emocionante búsqueda descubrirás términos más específicos que dicen exactamente lo que tú quieres. Ten delante tu lista cuando te sientes a escribir y, en tu próximo texto, prueba a incluirlas (NOTA IMPORTANTE: ¡con mucha medida! Intercaladas entre palabras estándar).


A los suscriptores les he  enviado una plantilla descargable gratuita para ayudarles a confeccionar su Lista de Sinónimos.

Cuéntame: ¿Te has identificado con este problema? ¿Te pasa a menudo? ¿Te parece una buena técnica la Lista de Sinónimos? Será genial que nos cuentes si tienes alguna otra técnica propia. Ya sabes, el espacio de aquí abajo es todo tuyo.

Un abrazo,

Clara

Publicado por Clara en la categoría COPYWRITING, 1 comentario

7 cosas que puedes hacer esta misma tarde para mejorar tus textos web

Si llevas ya un tiempito leyéndome, quizá te has abrumado con la cantidad de cosas que parece que hay que hacer, o que tienes que hacer, para mejorar tus textos de empresa.

Parece que tienes fallos por todas partes, que cumples todos los requisitos para tener unos textos-desastre que ni comunican bien ni son correctos lingüísticamente ni enganchan a nadie. Te llevas las manos a la cabeza de puro agobio de pensar que tendrías que volver a redactar una web nueva.  Piensas que eres un desastre y que todo esto del copywriting se te queda demasiado grande. Que tendrías que haberte tomado mucho más en serio las clases de Lengua del insti, que tienes dudas de ortografía más básicas de lo que estás dispuesta a reconocer. Y entre todas las cosas que hay que hacer, solo te falta añadir una más.

¿Eres tú?

Voy a tranquilizarte. Cálmate. Ponte un té con leche de avena y canela de los míos, te lo mereces. Solo por haberte aventurado a crearte tu propio trabajo que te llena y te nutre.

Escúchame.

Vamos a mejorar poquito a poco tus textos. No nos daremos un atracón. Haremos cada día o cada semana un pequeñito arreglo-avance. Iremos analizando qué podría decirse mejor de otra manera para que quede más claro o llegue más o sea más tú. Iremos configurando qué estilo, qué voz, quieres y necesitas para tu proyecto. A sorbitos. Sin agobios. Pequeños retoques que poco a poco harán un conjunto textual potente, coherente y compacto. Una comunicación escrita de marca que fascine, inspire y conecte, que transmita lo que ahora mismo son ideas abstractas y gaseosas flotando por alguna parte dentro de ti.

Podemos hacerlo junt@s, si quieres.

Pero este post no va solo de autopromo, no. Si no quieres el servicio, o no por ahora, también quiero que te lleves cosas útiles.

Así que te cuento:

7 cosas que puedes hacer ahora mismo para mejorar tus textos web

1. Busca todos los términos demasiado genéricos

Esos que apenas concretan la idea a la que te refieres. Términos como cosas, hacer, decir… Ese tipo de palabras-comodín que usamos en el habla cotidiana pero que podemos especificar mucho más buscando otras palabras con más matices. Búscalas y –puedes ayudarte de un diccionario de sinónimos online- sustitúyelas.

Hacemos libros de firmas artesanales” → “Fabricamos libros de firmas artesanales”

2. Busca las Frases Interminables

Sí, las típicas que ocupan casi 3 líneas y que tienen 3 o 4 comas o verbos. Las que consumen hasta tus últimas gotitas de aliento al pronunciarlas de carrerilla. Ahora córtalas en dos, utilizando el punto y seguido. ¿Queda más claro y directo? ¿Respiras mejor? 😉

3.  Hazlo visual

¿Aún no usas negritas, cursivas o algún tipo de resaltado en color o cuadro que enmarque las ideas importantes?Prueba con ellas. Da formato a tu texto, de manera que crees relevancia visual en aquellas ideas más importantes que quieres que se peguen como un chicle en la cabeza de tu lector.

4. Elimina de un plumazo y sin piedad todas las comas que separan Sujeto de Predicado

Nuestros productos cosméticos artesanales, cuidan tu piel y la regeneran gracias a las propiedades antioxidantes de sus principios activos.”

Esa coma ahí en medio ¿la ves? Fuera. Es incorrecto.

5. Voltea la perspectiva

Ve a tu página de venta, esa en la que presentas tus productos o servicios, y fíjate si estás contándolos en plan yoyó –esto es, que no paras de hablar de lo mucho que te los has currado, las horas de trabajo que llevan… enfocado desde ti- y añade un párrafo poniéndote en la piel de quien está fuera, destacando qué gana Pepito si paga por ellos. 5 líneas, no te pido más. Piénsalas bien.

6. Piensa en un solo mensaje básico que quieres transmitir desde tu marca

Uno solo. Si tuvieras que quedarte con una frase que contar a la gente para explicar lo que haces ¿cuál sería? Vete a Word y apúntala. Redáctala en 2 o 3 variantes. Ahora ve a la web y asegúrate de repartirla una vez en todas las páginas. Después puedes irte a Facebook o Twitter e incorporarla a tu perfil. Coherencia a tope y mensaje unificado.

7. Busca expresiones sobadas y tópicas y SUPRIME sin piedad

No hay nada que transmita menos personalidad y que te disuelva más entre la masa. ¿Te suenan “lleva tu blog al siguiente nivel”, “catapulta tus ventas hasta el infinito y más allá”, “sí, quiero (para apuntarte a una newsletter)” y demás coletillas? Ya pensarás en algo auténtico tuyo o ya lo dejarás en modo estándar. Vale más que apuntarse a modas que un día fueron audaces y ahora son cansinas.

Yo no me enrollo más y te dejo con tus deberes. Espero, de verdad, que te haya sido útil.

¡Cuéntame tus progresos en los comentarios!

Un abrazo,

Clara

Publicado por Clara en la categoría COPYWRITING, 0 comentarios

Acaba con el lenguaje retorcido y rimbombante

Hoy vengo con un tip de copywriting que, para mí, es de los principales. Está muy relacionado con el de “lo bueno, si breve, dos veces bueno” porque también hace referencia a la simplicidad.

Pero ¿por qué queremos textos simples?

Nunca me oirás darte tips genéricos de redacción de textos de marca, porque precisamente defiendo que cada marca es única y debe serlo, y eso conlleva ser única en su lenguaje, en la comunicación de su proyecto. Así que, si la esencia de una marca y lo que busca transmitir a su público ideal requiere un lenguaje no-simple, ¿por qué no?

Por ejemplo, una marca de festivales de electrónica new-age. Está claro que su público no es todo el mundo, sino un sector muy segmentado y concreto que maneja una estética y un tipo de vocabulario característico en ese ámbito. La marca en cuestión puede querer utilizar un lenguaje abstracto, muy sensorial y espiritual, opaco para quien no se mueve aquí. Perfecto.

Pero no es lo más extendido.  La mayoría de marcas buscan ser comprendidas fácilmente por el público, que su mensaje se entienda sin problemas. Por eso me centro en este tip.

¿Qué significa acabar con el lenguaje retorcido y rimbombante?

  • Sustituir palabras y expresiones muy cultas, técnicas o en desuso por otras más estándar
  • Acortar las frases, evitando oraciones muy largas con muchas comas, incisos, conjunciones y subordinadas
  • Utilizar metáforas sencillas para explicar ideas complejas

Compara:

La citada empresa se sitúa como una entidad provista de una amplia y contrastada experiencia en el ámbito de la gestión económica empresarial, procurando al cliente un asesoramiento individual, pertinente y efectivo, contribuyendo de este modo a un incremento positivo en su caudal y asegurando un servicio continuado a posteriori con el fin de solventar posibles complicaciones.

Frente a:

Nuestra empresa  posee una amplia experiencia en economía empresarial. Te ofrecemos un asesoramiento personalizado para que consigas aumentar tus ingresos. Al finalizar el proceso, haremos un seguimiento de los resultados y podrás consultarnos cualquier problema.

Vale, lo he exagerado mucho. Pero quería que lo entendieras.

Muchas veces caemos en este tipo de redacción retorcida queriendo redactar bien. Creemos que una buena redacción consiste en hilar frases largas y utilizar términos complicados, pero no tiene nada que ver. En nuestras empresas, una buena redacción debe ser la que deja clara la esencia de nuestra marca y (básico) cómo vamos a ayudar al cliente. Siempre añadiéndole corrección lingüística (sí, ¡las normas!).

Llegamos a una web de empresa buscando soluciones y queremos entenderlas bien. Además llegamos cansados o pillados de tiempo y no nos apetece nada tener que descifrar tochos largos. Quizá leemos blogs más literarios por gusto, pero cuando queremos comprar el producto X o contratar el servicio Y queremos claridad, que nunca está reñida con la profesionalidad.

¿Qué deberes te pongo esta semana?

Piensa y apunta:

  • ¿Estás utilizando alguna palabra grandilocuente que tiene su versión más estándar y asequible?
  • ¿Tiendes a redactar frases muy largas queriendo hacer una buena redacción? Escoge una y córtala en 2 o 3 más cortas. ¡No tengas miedo a los puntos y seguido! ¿Facilita la lectura?
  • ¿Tienes que explicar una idea compleja? Prueba a contarla de un modo menos especializado, usando una metáfora sencilla. Como cuando nos enseñaban a sumar con la historieta de los caramelos. Ejemplo: “Somos el Pepito Grillo de tus finanzas” (para una asesoría financiera).

Verás que le coges al gustillo a eso de explicarte con sencillez, y que ahora te acuerdas cada vez que te enfrentas al Monstruo de la Hoja en Blanco.

Hacerlo sencillo y natural es siempre la mejor opción.

Un abrazo,

Clara

Publicado por Clara en la categoría COPYWRITING, 1 comentario

Lo estás haciendo mal (en tus textos de empresa)

Perdona que sea tan impertinente con el título. Te prometo que no lo escribo en plan “dedo acusador” o reina malvada de película Disney. Te lo digo en plan amiga de las buenas tomando café. Con cariño y con ganas de ayudarte.

Lo estás haciendo mal con los textos de tu empresa. Pero antes de que me odies, te voy a explicar por qué lo digo.

Te voy a contar una historia.

No sé si porque mis padres me leían poemas de Gloria Fuertes de bien pequeña o porque se sentaron demasiadas horas conmigo a descifrar pacientemente los mensajes de los bricks de leche, o porque en mi casa se leía y siempre había alguien leyendo y las estanterías estaban a reventar de libros de todas las clases y géneros, el caso es que yo tuve una facilidad pasmosa para las Letras. Recitaba los poemas de Gloria Fuertes de carrerilla como un monito bien enseñado y me cuentan que una vez dejé a mi abuelo pasmado al decirle que ese utensilio que me estaba enseñando se llamaba mortero “o almirez”. Otra vez en el cole, mientras moldeábamos plastilina sobre papel de periódico, a mí me dio por leerles el periódico a mis compañeros de mesa. Eso le contó la profe a mi madre.

Creo que no fui una niña repelente pero tenía todas las de serlo. El caso es que nací para las Letras. Otra cosa no, porque en mates y en deporte soy un cero. Pero desde pequeña, en Letras fui imparable. Tragaba libros, escribía historias en mi libreta, ganaba concursos literarios del cole, escribía canciones con mi hermana, llenaba diarios con mis movidas tontas de preadolescente.

Creo que nunca he tenido una sola falta de ortografía ni en mis 5 años de filología hispánica (¿qué otra cosa iba a estudiar?) y nunca he tenido problemas para redactar temario en los exámenes. No lo hago de ninguna manera, me sale solo, de algún modo mi cerebro está automatizado para escribir.

Se me dan mal muchísimas otras cosas. Que quede claro.

Solo que escribir no es una de ellas y no tengo que esforzarme.

¿Y este rollo ególatra?

A diario veo webs, blogs y textos en redes sociales que me desestabilizan todos los esquemas. Y eso que soy comprensiva con este tema, nunca me meteré con una persona porque escribe mal, no conozco sus circunstancias y seguro que es un crack en otras cosas, no me gusta discriminar por eso. Mi abuela apenas tuvo estudios y no escribe bien la lista de la compra pero me da mil vueltas en sabiduría de la vida, en valentía y en buen ánimo.

Pero si tienes un negocio abierto al público, especialmente online donde lo escrito es básico, lo que eso me demuestra es tu dejadez, tu poco mimo e interés por mostrar profesionalidad. Me da la sensación de negocio chapucero. No me transmite la confianza que necesito para pagar por sus servicios. Cierro webs y blogs por esto, llámame radical.

En mi opinión:

Si te vas a dirigir al público en tus textos, ten un mínimo de responsabilidad y aprende un poco las reglas básicas: nunca es tarde, no cuesta tanto y es un mínimo de formación con grandes beneficios en tu imagen de marca.

Lo que quiero que sepas con este artículo rollero y pedante es que si soy tan directa en este tema es porque, de verdad, de corazón, quiero ayudarte. La misión última de Mimusa es contribuir a que los proyectos como el tuyo, que te permiten vivir libre y haciendo lo que amas, funcionen por mucho tiempo, por todo el tiempo que tú quieras, y te sigan permitiendo vivir de esto y ser feliz.

Mis personas favoritas son las que son como tú. Valientes para atreverse a crearse un trabajo que adoran y para llevar la vida que quieren. Sólo por eso, tienes mi total admiración y mi post sincero. Quiero que te vaya bien.

El mundo iría mejor si todos hicieran como tú y se dedicaran incansablemente a construir lo que aman.

Un abrazo,

Clara

Publicado por Clara en la categoría COPYWRITING, 0 comentarios

Lo bueno, si breve ¿dos veces bueno?

“Lo bueno, si breve, dos veces bueno”

Ha quedado para la posteridad esta cita de Baltasar Gracián que nos invita a huir de oraciones largas y enrevesadas para ir al grano. Mejor ser breves y certeros.

Lo vemos en los refranes. ¿Quién no es consciente del poder expresivo de los refranes populares, resúmenes condensados de densas filosofías?:

“Más vale tarde que nunca”

Ahí lo llevas. Directo y certero. Al centro. Sin adornos.

Lo vemos en los haikus. ¿Conoces los haikus? Son un tipo de poemas originarios de Japón, muy breves y con una gran expresividad, que causan sorpresa final en el lector.

Me he ido a una autora moderna que es de mis favoritas, la micropoetisa –así se define- Ajo. Compone haikus como éste:

“Perdona por pedirte peras. No sabía que eras un olmo”

Toma ahí. Potente ¿no?

La potencia de lo breve

¿Por qué son tan potentes estas micro-sentencias?

  • Utilizan con gran maestría la asociación de ideas aparentemente inconexas.
  • Se apoyan en una sintaxis con un cierto ritmo.
  • Condensan a la perfección conceptos complejos, haciéndolos fáciles con metáforas.

¿Por qué te suelto todo este rollo literario?

¿De verdad te interesa algo a ti como autónomo o empresa?

Te interesa todo.

Y es que el mantra “lo bueno, si breve, dos veces bueno” es uno de los TOP del copywriting en la actualidad.

Vamos, que a un lado y al otro del Atlántico, los principales profesionales de la redacción de textos para empresas, textos web, posts para blogs, etc., insisten en que:

  • Si no quieres dormir a tu público
  • Si quieres que lean tus textos, tus publicaciones en redes, tu blog…

… tienes que ser breve.

5 técnicas para aplicar en tus textos

  • Crea párrafos cortos en lugar de largos párrafos enrevesados. Si te ha salido una frase muy larga, córtala en 2 o 3
  • Desarrolla cada idea en un párrafo aparte
  • Ve al grano. Explica las ideas de manera directa
  • Si algo es complicado de entender o largo de explicar, trata de hacerlo fácil. Para esto puedes usar las metáforas
  • Distribuye el contenido de modo que cada idea quede muy bien resaltada. Utiliza negritas, cursivas, recuadros de color para enmarcar ideas, listas con viñetas, títulos y subtítulos

Esta teoría de la brevedad se basa en la idea de que los usuarios, cuando llegamos a una web o a un blog, estamos cansados. Recibimos a diario un montón de estímulos de lenguaje escrito, desde que encendemos el móvil o el ordenador por las mañanas. Estamos bombardeados de información escrita. Consultamos el mail, el periódico, nuestras redes sociales… y cuando aterrizamos en la web de una marca estamos agotados de leer.

Además solemos ir con prisa. Queremos saber de un solo vistazo qué tiene esa web para nosotros, cómo nos va a facilitar la vida. No leemos, escaneamos.

¿Tú lo haces?

Mi opinión

Si has leído mis posts anteriores (Copywriter rebelde y Todo lo que nos dicen que vale…¿vale?) sabrás que yo soy de las que huyen de las fórmulas mágicas – tips válidos para todo el mundo. Y soy muy crítica con esto. Básicamente no creo que haya ninguna fórmula válida para todo el mundo.

Cada marca es distinta. Cada tipo de negocio es distinto. Incluso dos negocios del mismo tipo (dos papelerías, por ejemplo) son distintos entre sí. Cada uno tiene sus peculiaridades y lo que le funciona a uno puede no servir para el otro.

Cuando vamos a aplicar una técnica a nuestros textos, tenemos que haber estudiado muy bien si le conviene a nuestro proyecto en concreto, a su esencia.

Mis blogs favoritos son largos tochos de texto sin imágenes intercaladas. Y esa es su esencia. Escriben más como si fueran escritoras que bloggers o dueñas de un negocio. Y a mí me encanta, y es lo que me hace seguirlas tanto.

A veces nuestro proyecto nos pedirá hacer todo lo contrario a lo que dicen que hay que hacer. Y está perfecto.

Resumiendo, a grandes rasgos esta teoría me parece bastante sensata. Parte de un buen análisis de la realidad. Si la utilizamos bien es potente.

Para crear slogans y mensajes básicos con los queremos que nos recuerden es perfecta. También para explicar conceptos complejos. Funciona para lectores con prisas y nos hace descansar la vista.

¿Qué tal crees que funcionaría en tu empresa? Dale vueltas, razónalo bien y si encuentras un buen puñado de motivos, ¡a por ello!

Un abrazo,

Clara

Publicado por Clara en la categoría COPYWRITING, 1 comentario

Todo lo que dicen que vale… ¿vale?

Llevo yo unos días dándole vueltas a esto. Desde que empecé, casi. Me puse a seguir en Twitter a gente de mi sector, a otros copywriters.

Con todo el respeto del mundo hacia ellos, que llevan bastante más tiempo que yo en esto y estarán muy al día de las tendencias y habrán experimentado mucho en la práctica y hecho cursos y de todo.

Simplemente hay algo que mis tripas me dicen que no es válido para mí.

Y es que no hago más que leer publicaciones de blogs con títulos tipo:

  • 5 tips para atraer más clientes
  • Los 10 consejos de copywriting que te harán vender más
  • Conecta con tus seguidores siguiendo estas pautas
  • 10 títulos que funcionan

Etc.

Jo, me suena un poco a fórmula estándar y totalmente impersonal. Y es que en el mundo del copywriting existe una especie de “10 Mandamientos” que todos los copys repiten y aconsejan. Y seguro que tiene su razón de ser porque se basan en el comportamiento mayoritario de los lectores en Internet, que somos vagos y queremos las cosas mascaditas y fáciles por sistema. Yo misma en mi último taller de comunicación les di estas pautas a mis alumnos:

  • Títulos con números, apelativos o misteriosos
  • Intercalar imágenes o vídeo en los posts
  • Párrafos cortitos y resaltando lo básico en negrita
  • Gramática impecable
  • Llamadas a la acción intercaladas varias veces
  • Storytelling = contar historias para introducir un tema

Etc.

Qué me pasa con esta forma de comunicar

Me pasa que me parece que los textos pierden esencia, personalidad, autenticidad. Me pasa que si todos acabamos siguiendo estas pautas, no habrá nada distintivo que le hará al lector quedarse aquí en mi blog. Me pasa que me parece que el resultado son textos asépticos y fríos. Me pasa que cuando acabo descubriendo la uniformidad de todo este tipo de artículos ya no me producen ni me inspiran nada.

¿Que son pautas que funcionan? Puede. Puede que con un determinado tipo de cliente y si antes escribías horrible y ahora por lo menos las sigues y haces tus textos algo más legibles, notes mejoras.

¿Que son pautas que fascinan y atrapan a lectores que vuelven una y otra vez a devorar tus textos con hambre? Lo dudo.

Quiero dejar claro que es una opinión absolutamente personal. Una opinión como otra cualquiera.

Y que estás en el blog de una copy rebelde. De una copy que prefiere llamarse escritora.

Con las posibilidades infinitas que nos ofrece el lenguaje para jugar con él, para hacerlo totalmente nuestro, para CREAR. La escritura es un acto de creatividad. Así la concibo yo, en esencia. Vale que aplicado a nuestros proyectos, la usamos básicamente para comunicar.

Pero

Reivindico el acto de comunicar creando.

De crear una escritura genuina que sea nuestra de verdad, auténtica e imperfecta. Y a veces tendremos que saltarnos alguna regla de la sintaxis, tendremos que meter palabras inventadas o típicas de nuestra habla cotidiana o soltar un rollo sin puntos ni comas porque lo que queremos en este momento es transmitir agilidad y vértigo y dejar al lector literalmente sin respiración. Por ejemplo.

Mis blogs favoritos, que llevo más de 4 años leyendo, escriben desde sus tripas. Usan un lenguaje solo suyo. Comunican creando:

Mujeres con proyectos totalmente rentables y con una comunidad absolutamente fiel de seguidoras. Mujeres que crean marca personal desde el lenguaje y que aportan al mundo cosas auténticas y originales.

Y tú ¿en qué bando quieres estar?

Un abrazo,

Clara

Publicado por Clara en la categoría COPYWRITING, 0 comentarios

Creando marca a través del lenguaje escrito

Si eres asiduo a las redes sociales, especialmente a las más visuales como Instagram o Pinterest, seguro que te has dado cuenta de que muchas personas o marcas tienen una galería de imágenes muy trabajada, siempre siguiendo la misma estética, los mismos tonos, ángulos, iluminación, etc. Cuando accedemos a este tipo de galerías, inmediatamente percibimos una sensación de coherencia.

Las personas que hay detrás han decidido cuidadosamente qué imagen quieren proyectar y se la trabajan día a día. Hay una preparación muy consciente y enfocada hacia un objetivo final, que es transmitirnos unos valores y sensaciones concretos en torno a su proyecto.

Están creando marca.

Crear marca a través de la imagen

Muchos de nosotros no nos trabajamos tanto la marca personal mientras no tenemos ningún proyecto que queramos lanzar al mundo. Pero en el momento en que lo tienes, necesitas transmitir una imagen determinada, la que mejor refleje tu proyecto, y coherente. Te empiezas a interesar por crear marca.

Es esencial esto de la coherencia. Quieres que los demás identifiquen tu marca con una serie de valores, productos/servicios y con una serie de sensaciones. Quieres que tenga un sello propio que te distinga del resto de proyectos que hacen lo mismo que tú.

Y ¿qué es una de las primeras cosas que haces?

Pensar la imagen gráfica. Los colores, el logo, el diseño web, la cabecera de tus redes sociales. Todo esto, si lo trabajas bien, crea una imagen sólida y coherente de tu proyecto. Tu seña de identidad.

El lenguaje también crea marca

Cada proyecto debe tener su forma particular de ser contado, y esto está además muy ligado con el tipo de público al que te diriges. No es lo mismo explicar tus servicios de un buffet de abogados que los de una guardería infantil. Cada proyecto tiene vida y personalidad propias y para comunicarlo de la mejor manera posible, para que “llegue” y conecte, es básico que lo contemos bien.

Además vivimos sobreexpuestos a mensajes escritos. La gente aterriza en nuestra web cansada, después de haber estado revisando todas sus redes sociales, el email, el periódico… Si queremos que nos den un trocito de su tiempo y energía, nuestro lenguaje escrito va a tener que brillar.

Queremos que no pasen de largo cuando lean nuestras comunicaciones, queremos que se enganchen a nuestra manera de escribir y que quieran seguir leyendo, queremos que sientan conexión emocional y que nos elijan.

No queremos que nuestros textos pasen desapercibidos, atosiguen de autopromoción, aburran, confundan o den mala imagen porque no conocemos las reglas de la Lengua.

Por eso es básico que nos sentemos a pensar, papel y lápiz en mano, qué queremos transmitir a través de nuestros textos. Recuerda que es una elección consciente, cuidadosamente preparada y trabajada. En los próximos post te daré recursos para que encuentres tu voz propia y consigas transmitir lo que necesitas.

Por hoy, te voy a poner una tarea:

Busca un hueco de tiempo tranquilo, piensa en qué quieres que transmitan tus textos y haz lluvia de ideas. Ideas inconexas, si quieres. Ya irás conectándolas.

Cuéntame o pregúntame lo que quieras en los comentarios. Son para ti.

Un abrazo,

Clara

Publicado por Clara en la categoría COPYWRITING, 2 comentarios

Copywriter rebelde (mi Manifiesto)

Hoy quiero dejarte clara mi declaración de intenciones en relación a cómo entiendo esta profesión, no vaya a ser que hayas pensado que puedo ser tu chica y luego resulte que te salgo rana.

Lo que voy a hacer es probablemente lo contrario de lo que debería hacer, que es venderme y contarte las bondades de mi negocio y cómo te voy a solucionar la vida empresarial ¿no?

Y no, para mí no es un suicidio profesional sino mi compromiso personal de irte siempre con la verdad por delante. Otra cosa no, pero clara… lo llevo en el nombre. La honestidad es uno de mis valores estrella en la empresa y quiero hacerle justicia en la mía desde ya.

Y es que no me da la gana hacer lo que dicen que “se tiene que hacer” sin antes pasarlo por mi filtro personal. En este mundo saturado de fórmulas mágicas para tener éxito en tu empresa (uf, esta expresión me chirría como un gato arañando una plancha metálica), yo me desmarco y me invento mis propias reglas. Llámame loca.

Por eso si buscabas una copywriter convencional, puedes cerrar este artículo ahora, que no me enfado. Prometido.

Por qué soy una copywriter rebelde

Cuando una decide dedicarse profesionalmente al tema X, una se empapa de bibliografía del tema X hasta que acaba con los huesos calados. Recuerdo cuando en la Uni me tocó hacer un trabajo sobre los adverbios de actitud oracional terminados en –mente (puedes bostezar). Lógicamente, antes de inventarme mi propia teoría sobre los adverbios en –mente, leí mogollón de bibliografía que los sabios de la Gramática española –y bastante más interesados en el tema que yo- habían escrito antes.

Moraleja: siempre alguien ha pensando antes que tú sobre un tema y ha dicho cosas interesantes sobre él. Es importante tenerlo en cuenta para después poder aportar tú cosas nuevas.

Así que yo he leído mucho sobre copywriting y marketing de contenidos antes de lanzar Mimusa. De hecho, he leído mucho sobre emprendimiento en general, marketing en redes sociales, fidelización, estrategia, etc. Como una alumna aplicada.

Y puedo decir que la gran parte de este mundillo no me gusta. No me identifico. Me resulta un poco agresivo, invasivo, persuasor. Y me dirás: “bueno Clara, es que las empresas quieren vender y para vender hay que persuadir”. Y yo te digo que esa es una forma de verlo. Yo tengo otra.

Aplicado específicamente al copywriting, me abruma la cantidad de slogans y títulos de posts del tipo:

Atrae a más clientes con tus textos

Escribe para vender

Duplica tus ingresos con estas 5 estrategias de copywriting

Seduce a tus clientes y haz que te necesiten

Uf, volvemos al gato arañando la plancha metálica.

Soy rebelde porque cuando no me gusta cómo se hacen las cosas, me desmarco y las hago a mi manera. Porque no creo en seguir lo establecido sin cuestionarlo. Y sobre todo porque pongo mi intuición y mis tripas por delante siempre. Si no me siento a gusto haciendo algo, no lo hago. Aunque pierda clientes.

Y mis tripas me dicen que enfocar el copywriting de esta manera no me va a hacer feliz.

Cómo entiendo yo el copywriting

Después de empaparme de lo que se estaba haciendo, me he creado mi propia teoría:

Las buenas ideas se venden solas. Porque las buenas ideas solucionan problemas y cubren necesidades que de verdad tiene la gente. No hace falta disfrazarlas con un lenguaje embaucador que las haga parecer mejores. No se trata de poner un bonito envoltorio a un puñado de humo. No hace falta ni siquiera bombardear demasiado con ellas. Las buenas ideas hacen que la gente las vaya a buscar.

PERO

No basta con tener una idea genial. Hay que hacer que la gente la conozca. Que sepan dónde encontrarla, cómo llegar a ella. Y aquí es donde entra mi visión del copywriting.

Una idea genial debe ser BIEN COMUNICADA. Ni disfrazada, ni edulcorada, sino bien contada. Transmitida de forma clara, honesta y que contagie a los demás la misma emoción que siente su creador. Cuando hay un buen proyecto detrás, basta con usar el lenguaje escrito para hacerle justicia y transmitir la verdad. Usarlo a nuestro servicio para dar forma a lo que queremos que el mundo conozca pero que en nuestra cabeza es un caos inconexo.

Si la idea es buena y la cuentas bien en los lugares correctos, la gente vendrá a buscarla. Si nadie la necesita… ¿es tan buena idea?

Un abrazo,

Clara

Publicado por Clara en la categoría COPYWRITING, 1 comentario