cómo-hablar-a-mi-cliente

¿Cómo hablar a mi cliente si mi negocio es unipersonal?

Hey,

Si tu negocio es unipersonal, es decir, si detrás de él solo estás tú y no tienes equipo, fijo que te has hecho esta reflexión un montón de veces:

“¿Tengo que comunicarme como si solo fuera una persona o hago creer al público que somos más? Si hago creer que somos más, da como más sensación de empresa profesional y consolidada ¿verdad? Pero si solo hablo yo ¿no queda muy cutre en plan: yo delante de mi escritorio comiéndome los mocos?”

En definitiva, tu gran duda es: ¿debo hablar a mi cliente desde el ‘yo’ o desde el ‘nosotros’?

Tranqui. Es lo más normal del mundo dudar en este tema. Y es que tenemos muy interiorizado el estilo tradicional y más extendido de comunicación de empresa: el de las grandes corporaciones o el de pequeños negocios familiares.

Apenas tenemos referentes en comunicación de negocios unipersonales. Ahora están creciendo como setas en el mundo digital, de algún modo somos pioneros y nos toca crear el modelo.

 

¿Cómo hablar a mi cliente si detrás de mi negocio solo estoy yo?

¿Mi recomendación? Decir siempre la verdad. Habla desde el ‘yo’.

Aquí estamos para ser honestos.

Imagínate que eres decoradora de interiores, te presentas como equipo y a la hora de trabajar con un cliente él no ve ni rastro del equipo. Sospechoso y generador de desconfianza.

Si eres un buen profesional, resuelves las necesidades de tu cliente y lo tratas genial, no tienes nada más que demostrar. Lo que tienes que hacer es ocuparte de comunicar bien el valor y calidad de lo que haces, que es lo que cuenta.

Además, el presentarte como uno lleva implícitos varios valores muy positivos: cercanía, marca personal (estilo único de trabajar) e implicación al máximo con cada cliente.

Vamos a verlo en 3 ejemplos de grandes profesionales en su campo, con exitosos negocios unipersonales:

 

Así lo hacen otros negocios

Te  he buscado casos que no son de marca personal. Es decir, casos cuyo negocio no lleva el nombre de su creador. Porque en casos de marca personal parece más evidente que debamos utilizar el ‘yo’, al ser negocios totalmente transparentes en los que precisamente se busca dar protagonismo a la persona única que hay detrás.

Pero, ¿si tu negocio no es de marca personal?

  • En Lunes Design, Noèmie, su creadora, nos dice: Me llamo Noémie, soy directora de arte y la creadora de Lunes Design. Lo que más me gusta de mi trabajo es diseñar visuales con esencia para profesionales apasionadas, para que conecten con sus clientes ideales”.
  • En The Craft Academy, Èlia cuenta: “The Craft Academy somos todos, pero si te preguntabas quién está detrás de esta enorme comunidad de creativos… ¡Hola! ¡Soy Èlia!”
  • Mímesis home es Beatriz, quien dice: “Mímesis home es una marca de artículos para el hogar y accesorios de Barcelona […] Yo soy Beatriz y hasta donde puedo recordar, siempre me ha apasionado dibujar. Todavía me veo a mí misma de pequeña dibujando imágenes que me llamaban la atención en los cuentos infantiles”

Puedes cotillear más a fondo sus webs para comprobar cómo en sus textos se dirigen a sus clientes desde la primera persona del singular. Sin restarles un ápice de profesionalidad. Aportándoles valores como la cercanía, el mimo en los detalles y la atención súper personalizada.

Sobra decir que yo misma en Mimusa me aplico este cuento 😉

 

¿Hay excepciones a esta recomendación? Sí, claro. Puede haberlas. Nunca me gusta sentenciar en copywriting, porque cada caso es cada caso y hay negocios de lo más peculiar. Pero para eso habría que hacer un estudio muy a fondo de ese negocio y su marca, y yo personalmente en muy pocos casos iría a por la opción de ‘disfrazar la verdad’.

Ahora cuéntame tú: ¿Tienes un negocio unipersonal? ¿Es de marca personal o lleva un nombre diferente al tuyo? Y la hora de hablar a tu cliente, ¿cómo lo estás haciendo tú, por qué opción te decantas? El hueco de comentarios es tuyo (¡contesto siempre!)

Abrazo,

Clara

4 comentarios

Yo no tengo una marca personal, mi empresa se llama Bohemian Love y detrás está una servidora, Sara. Al inicio escribía en plural, como nosotros, pero decidí cambiarlo a ssingular por el tema que mencionas, la honestidad y sinceridad con el clienge. Y después de leer tu post ya me has convencido del todo 😊

Qué guay, Sara! Me alegro un montón de que estés cómoda y contenta mostrándote transparente. Además de tranquila, porque ahora no tienes nada que ‘disfrazar’ al escribir tus textos. En una wedding planner veo esenciales los valores que se transmiten mostrándote como una persona (atención súper personalizada, mimo en los detalles y mucha confianza). Te va a beneficiar, seguro 🙂

¡Hola, Clara!
Este es un post que lleva un tiempo en mi cabeza pero no he llegado a escribir. Cuando yo empecé con mí negocio venía de la comunicación corporativa y me costó pasar del tono impersonal y neutro a la primera persona. Pero cuando lo hice, empecé a disfrutar de verdad con lo que salía de mis teclas. Estoy contigo en que hay que decir la verdad. Los negocios unipersonales tienen los valores que señalas y hay que presumir de ello. ¡Fuera complejos!

Ana! Mira, tu caso puede ser otro perfectamente válido para los ejemplos que pongo en el post. Me alegro de que otra copy dé su opinión aquí, seguro que muchos lectores se acaban de convencer al leer tu comentario. TEAM honestidad, siempre 😉

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.