cómo redactar testimonios que funcionan

Cómo plantear y redactar testimonios que funcionan: 6 tips

¿Quieres asegurarte de que los testimonios de clientes que compartes en tu web, en tus emails de venta o en tus redes sociales funcionan?

¿De que realmente te sirven para llegar al corazoncito de tus potenciales clientes e inyectarles unas ganas locas de trabajar contigo o de comprar tus productos?

En los últimos tiempos he estado trabajando con varios clientes en sus testimonios y esto me ha permitido ver muy de cerca cuáles son los principales fallos de #copywriting que los pequeños negocios suelen cometer a la hora de incluir testimonios de clientes satisfechos en sus plataformas digitales.

Un mal planteamiento + redacción de los testimonios puede traerte consecuencias que no quieres, como:

  • Que nadie lea los testimonios.
  • Que los lean pero no les digan nada.

RESULTADO: Que las visitas pasen de tu negocio para irse a la competencia, cuyos potentes testimonios no dejan lugar a dudas de que ESO es lo que están buscando.

Tú no quieres eso. Yo tampoco.

Yo quiero que se queden contigo.

Por eso hoy te cuento cómo plantear y redactar unos testimonios resultones para tu web, tus mails de venta o tus redes sociales.

¡Apunta estos 6 tips!

Cómo redactar testimonios que funcionan: aplica estos 6 tips

  • Breves y al grano. En Internet a la gente le da pereza leer grandes parrafadas. Queremos encontrar la info útil enseguida. Quédate con la parte más jugosa de los testimonios y elimina la “paja”. Te recomiendo que ocupen no más de 5-6 líneas.
  • Que hablen de beneficios. Que expliquen cómo tu servicio o producto les ha cambiado la vida. Funciona muy bien contar el antes y el después de contratarte: cómo estaban antes, cómo están después.
  • Léxico emocional. Todos, en el fondo, compramos emociones. Asegúrate de que tus testimonios van más allá de las puras características descriptivas de tu producto o servicio y cuentan qué emoción positiva ha suscitado en tu cliente. Eso es lo que de verdad conecta.
  • Visuales y legibles. Hazlos fáciles de leer en un vistazo. Te ayudará usar negritas para destacar los beneficios principales.
  • Creíbles. Que estén escritos en el lenguaje que de verdad utiliza tu cliente en su día a día, un lenguaje estándar fácilmente entendible por cualquier persona que lea el testimonio. No uses lenguaje rebuscado y rimbombante lleno de expresiones vacías que no dicen nada y poco creíble.
  • Verdaderos. No engañes. Usa testimonios verdaderos de clientes reales y demuéstralo incluyendo el nombre y apellidos y la web (si la tiene) de tu cliente. Los testimonios-fantasma solo suscitan desconfianza. Puedes re-elaborarlos a nivel de redacción, pero mantén siempre la idea original.

Tenlos en cuenta cuando pidas testimonios a tus clientes

Estos tips te pueden servir también a la hora de pedir testimonios a tus clientes. Pídeles que se centren en el beneficio, en cómo ha cambiado su vida, y en la emoción que sienten. Que lo expliquen de manera natural, con sus propias palabras. Así, ya tienes mucho adelantado.

Y si necesitas ayuda con la redacción o re-elaboración de tus testimonios, escríbeme. Me encantará ayudarte a agitar esas palabras de tus clientes para dar forma a unos testimonios con gancho a los que tus visitas no se puedan resistir.

*

Dime, ¿te parecen útiles estos 6 tips? ¿Los estabas poniendo en práctica ya? ¿Crees que puedes aplicarlos a partir de ahora?

Los comentarios de aquí debajo son para ti 🙂

Abrazo,

Clara

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.